Ganar dinero con la plantación de árboles | Financiar

Gana dinero con la plantación de árboles

Este es un capítulo del libro "CO2, a gift from heaven" escrito por Petrus Hoff

Durante la crisis financiera del 2008-2009, los términos "gastos" e "inversiones" a menudo eran confundidos. Una provincia redactó un plan de crisis asignando cientos de millones de Euros para estimular empleo. Las medidas propuestas incluían exponer casas al sol e incrementar empleo en asistencia médica. Al mismo tiempo esta provincia vendió sus acciones en una gran corporación de energía con el fin de permitirse estas "inversiones". ¿Estaban ellos mezclando las definiciones?

Antes de que hablemos de gastos y/o inversiones acerca de la plantación de árboles deberíamos primero asegurarnos de entender estos conceptos.

Una inversión es un gasto con el objetivo e intención de hacer dinero. Suponga que usted invierte 1000 euros en una máquina que hornea pan. Este gasto permite que usted venda el 2000 euros de pan anualmente y por lo tanto hace dinero. A causa de gastos de mantenimiento usted tiene que deshacerse de la máquina después de cuatro años. Suponga que su valor final todavía sea de 200 euros. Entonces los gastos totales eran de 1000 menos 200 = 800 euros. Esto es la depreciación. El resultado financiero en cuatro años sería como se explica a continuación:

  • Inversión es €1,000
  • Gastos de depreciación anuales son 800 / 4 = 200
  • Interés es de 4 años x (el 5 % x mitad de la inversión) = 100
  • Valor final 200
  • Gastos totales de la máquina son 900.

Las ventas son 4 x 2 000 = 8 000. La ganancia bruta con la cual somos capaces de pagar todos otros gastos como salarios, energía, alojamiento y de la cual recuperaremos la ganancia neta, es de 7 100 euros. Esta es la manera en que  usted hace dinero.

Cuando un gobierno gasta dinero y este no genera ingresos, no es una inversión. Éstos son costos o gastos. Con el tiempo todo el dinero es gastado de modo que el mismo gobierno sólo pueda hacer nuevos gastos cuando esto impone impuestos más altos o presta dinero. Un gobierno que explota una corporación de energía que genera cientos de millones en ganancias anuales y gasta estos ingresos como gastos permanece próspero. Un gobierno que vende la corporación de energía y usa aquel dinero como gastos, pero lo llama inversión será finalmente pobre. Un agricultor que vende a sus vacas no tiene más producción de leche. Después de que él ha gastado el dinero que él hizo vendiendo las vacas él tiene que vender su granja.

El mismo principio se aplica a las soluciones del  CO2. Si bombeamos el CO2 debajo de la tierra no sólo nos privamos de oxígeno sino también tenemos gastos anuales enormes. Si un gobierno dice que tenemos que invertir en almacenaje de carbón, utiliza dos expresiones incorrectas. Este debería decir, debemos gastar para almacenar el carbón y el oxígeno. Estos gastos no generan ninguna ganancia. Todo lo contrario,  si las máquinas se han gastado después de 20 años tenemos que hacer más gastos para comprar nueva maquinaria. Esta solución sólo nos hará más pobres porque el dinero utilizado en gastos no puede ser invertido. Sin embargo, los árboles crearán un rendimiento en forma de productos. La plantación de árboles para solucionar el problema CO2 no es un gasto; es una inversión. Es el realce de la prosperidad. El almacenaje de carbón es un gasto que disminuye la pobreza.

Además de estas ventajas, la plantación de árboles es un asunto de pensamiento y cálculos a largo plazo. La pregunta que cada uno de nosotros debemos hacer es: ¿" De donde conseguiremos nuestra madera en 40 años cuando se complete la deforestación del Amazonas, Indonesia y Borneo?" Con el fin de ser capaces de cortar árboles para ese entonces, tenemos que plantarlos ahora.

Los árboles toman 40 años para crecer y en muchos sitios ese margen de tiempo es aún más largo. En”las cifras de la solución del árbol” en la página 93 usted puede leer que el rendimiento actual de la madera es aproximadamente  de €28, 000  por hectárea. El cálculo está basado en un sistema de plantación. Este método consiste en cortar todos los árboles 100 % sin hojas  cuando ellos han alcanzado el tamaño apropiado. La cosecha es aproximadamente de 280 m3 con un valor de €100 por m3. Según la posición, existen diferencias en la tasa de crecimiento y en el rendimiento por m3. La madera dura tropical es casi dos veces más cara que la de los ejemplos de los cálculos mencionados. Los árboles realmente altos en bosques tropicales a veces requieren hasta más de 300 años para crecer. También hay una diferencia principal en cuanto a cuando ciertos árboles pueden ser cortados. La mejor manera es la cosecha selectiva. Esto permite que un bosque produzca madera indefinidamente. La cosecha selectiva permite de 100 a 200m3 de madera para que sea cortada de un bosque cada 100 años sin causar daño permanente. Si un bosque está aprobado por el FSC (Consejo de Manejo Forestal) – lo que se espera suceda dentro de 25 años - entonces el 10 % de éste se deja incluso sin tocar con el fin de prevenir la degradación genética. Esta práctica aumenta la biodiversidad, previene el empobrecimiento ecológico, crea una reproducción saludable para un gran número de especies animales y en el futuro permite que los bosques funcionen como un banco de genes.

Subida de precios

Es muy probable que el precio de madera se eleve bastante una vez que se vuelva escasa. La misma cosa pasó con el precio del crudo de petróleo en el 2008. Se espera que el precio de la madera no procesada, dependiendo de lo que usted decida hacer con ella, equivalga a más de 1 euro por kilo al menos. Esto basados en el hecho de que materiales de construcción, como hierro y el costo de polímeros ya equivalen a más de 1 euro por kilo. Ya que ambos materiales de construcción escasearán debido al crecimiento demográfico, estos precios aumentarán considerablemente. Esto ocasionará que aumente la demanda de madera como material de construcción alternativo y esto tendrá efectos positivos en los precios.

La madera podría ser el nuevo estándar financiero.

Los gobiernos alrededor del mundo buscan soluciones con sus sistemas financieros colapsados. El patrón oro fue abolido en marzo de 1973. Ya que existe otra crisis, sería aconsejable desarrollar un sistema en el cual los riesgos de crédito siempre sean asegurados por una garantía subsidiaria. Esto podría impedir a las naciones a imprimir interminables sumas de dinero, causando quizás la siguiente burbuja financiera. Tal sistema también podría impedir que decenas de millones de personas pierdan sus empleos. La solución para este tipo de seguridad se encuentra más al alcance de nuestras manos que lo que los gobiernos piensan: la madera podría sustituir el oro como la base para un sistema financiero. Si una hectárea de madera devuelve aproximadamente 300 000 kilos de madera y el valor es aproximadamente 1 euro por kilo entonces el valor incidental de dos mil millones de hectáreas del bosque es 600 000 000 000 000 = 600 billones de euros. Esta cantidad debería ser suficiente para asegurar que el sistema financiero no vuelva a caer otra vez como ya hizo en el 2008. A fin de fundar un sistema financiero mundial con unos gobiernos firmes y confiables se podría decidir el obligar bancos a plantar 1.5 hectáreas de árboles por cada millón prestado y guardarlo como garantía subsidiaria.

Crecimiento de valor sin impuestos

El suelo erosionado sin cultivos es barato. Si usted cambia este suelo a uno capaz de producir comida, madera, carbón, fruta, medicinas, extractos, aceites, esencias, corcho y muchos otros productos, de repente el valor del suelo se elevará. Este crecimiento del capital es interesante y en la mayor parte de los países no genera impuestos. Los rápidos promotores tendrán las ganancias más altas una vez que entiendan el crecimiento interesante del valor de un suelo sin valor que cambia a una tierra valiosa.

Los árboles necesitan tiempo

Si plantamos árboles hoy, sólo podemos cortarlos cuando la población del mundo haya aumentado en un 50 %. Esto significa que, si no comenzamos a plantar hoy, no sólo habrá menos madera disponible porque se nos “agotaron” los bosques, sino también la demanda de árboles será 50 % más alta porque habrán más personas para entonces. Se necesitarán 40 años – el período creciente – para solucionar esta escasez. Podemos estimar que esto tomará incluso más tiempo porque a fin de mantener la población mundial aumentada, toda la tierra fértil estará usada para la producción de comida. Los árboles serán prohibidos a lugares donde crecerán pobremente = más lento. Cualquier persona que desee considerar las oportunidades a largo plazo y no ha sido convencido aun por las ventajas del “Treesolution” puede ser convencido por el argumento de la ganancia. Cada persona o entidad o país que plante árboles ahora, tendrán grandes ventajas económicas más tarde. Aquellos que cuentan y piensan en el futuro, plantarán árboles hoy.